Viñedo familiar, el alma del vino